20 años en la ISS prueban que todos podemos llevarnos bien

por calpee

El 2 de noviembre de 2020, la Estación Espacial Internacional (ISS) festejó su vigésimo aniversario de ocupación humana continua. Con astronautas y cosmonautas de todo el mundo trabajando juntos, la ISS ha demostrado la capacidad de la raza humana no solo para vivir y trabajar en el espacio, sino también para cooperar entre sí. Este destacable logro es significativo puesto que los países y las compañías de todo el mundo buscan expandir la exploración espacial alén de la órbita de la Tierra.

El sendero hacia este aniversario no ha sido fácil; como la mayor parte de las cosas que se hacen en el espacio, el costo y la dificultad eran altos. Con el acompañamiento de la administración Reagan como parte de la competencia de la Guerra Fría con la Unión Soviética, la ISS empezó a funcionar en la década de 1980. Tras el desastre del Challenger en 1986, la planificación se desechó mientras aumentaban los costes. Ante retrasos y sobrecostos, la estación espacial, entonces conocida como Freedom, fue cancelada por la Cámara de Representantes a principios de la década de 1990. Aunque ya pedía a los asociados internacionales que redujeran los costes, la administración Clinton invitó a Rusia a formar parte, aprovechando la emisora ​​como utilidad de política exterior entre ex adversarios.

Lo que comenzó como una competencia se convirtió en una cooperación provechosa no solo entre Rusia y USA, sino más bien además entre Canadá, Japón, Italia, la Agencia Espacial Europea y más de 100 países más. Como experto en política espacial, mantengo que los logros de la EEI hasta la fecha son realmente destacables, pero también señalan el sendero a continuar para la cooperación y la comercialización en el espacio.

Logros e importancia

En números, la Estación Espacial En todo el mundo es realmente impresionante. Con una longitud de 108 metros, está a solo 1 metro de un campo de fútbol americano. Más de 241 personas de 19 países visitaron y al menos 3.000 proyectos de investigación se realizaron en la ISS. La ISS es el tercer objeto más brillante en el cielo nocturno y, a menudo, se puede observar a nivel mundial. Incluso Lego ha inmortalizado la estación con su propio set de construcción.

La ISS ha demostrado que los humanos pueden vivir y trabajar en el espacio. Estas experiencias son fundamentales puesto que los países consideran la exploración a más film período. La ISS ha ayudado a mejorar nuestra entendimiento de la respuesta del cuerpo humano a la microgravedad sostenida y al aumento de la exposición a la radiación. Otros ensayos permitieron a los investigadores estudiar materiales y artículos químicos en un entorno de microgravedad. Los astronautas también aprendieron a cultivar alimentos en la estación, lo que les dejó abarcar mejor cómo medran las plantas en la Tierra.

Estos logros no llegaron sin críticas. La construcción costó más de 100 mil millones de dólares estadounidenses; determinados han cuestionado la cantidad y el valor de la ciencia que se ha realizado. Más hace poco, los límites al número de tripulaciones que residen en la estación han reducido el tiempo utilizable para ensayos científicos.

Sin embargo, quizás entre los legados más destacables de la ISS es la cooperación a la larga que la logró posible. Más allá de que USA y Rusia son los países más íntimamente asociados con el programa, también participan Canadá, Japón y la Agencia Espacial Europea. Más allá de que no siempre es simple, la cooperación sostenida en un lugar donde las operaciones son difíciles y costosas es increíble.

Para USA y Rusia en particular, este logro es único. Aunque hubo cierta cooperación entre los dos a lo largo de la Guerra Fría, la EEI es el primer programa espacial importante en el que los dos trabajaron juntos. Aunque las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se han deteriorado en los últimos años, la asociación en la ISS ha continuado. Más allá de que la cooperación científica y espacial no resuelve todos y cada uno de los problemas terrestres, puede hacer mas fuerte otras relaciones diplomáticas.

Propaganda

El futuro de la ISS

Si bien cumplir 20 años puede no parecer un jalón, para una máquina dificultosa que opera en el arriesgado entorno del espacio, la ISS se aproxima a la vejez. En los últimos años sufrió varios inconvenientes, el más reciente una fuga de aire en el módulo ruso, Zvezda. Sin embargo, evaluaciones recientes respaldan el funcionamiento continuo de la ISS durante al menos 10 años.

Durante este tiempo, la ISS probablemente verá un aumento en la actividad comercial. Hace poco, la compañía de cosméticos Estée Lauder lanzó uno de sus productos en el resort a fin de que aparezca en un anuncio grabado allí. SpaceX busca convertir la ISS en un destino turístico siguiendo la decisión de la NASA de 2019, lo que facilitará la visita de los turistas espaciales. Otra compañía espacial, Axiom, recibió hace poco un contrato para construir un módulo comercial que se añadirá a la ISS en 2024. El módulo daría espacio adicional para vivir y trabajar para los astronautas dentro de la estación y serviría como un punto de inicio para la publicidad de la futura estación espacial.

Alén de la órbita terrestre, la cooperación internacional en la ISS proporciona un caso de muestra sólido de cooperación futura en el espacio. Mientras que la NASA busca regresar a la Luna, la cooperación internacional será una manera de achicar gastos, normalizar el comportamiento en el espacio y incrementar el prestigio nacional. La NASA hizo sacrificios en estas áreas a través de los Pactos de Artemis, un convenio que describe los estándares y comportamientos para la exploración lunar. Aparte, la NASA se está asociando con la Agencia Espacial Europea y otros en sus proyectos para Gateway, una mini estación espacial en órbita lunar. La vivencia de la ISS fué primordial para todos estos desarrollos, dado que sigue lanzando la próxima generación de actividades exclusivas.

Wendy Whitman Cobb es instructor de estudios de estrategia y seguridad en la Escuela de Estudios Avanzados del Aire y el Espacio de la Fuerza Aérea de EE. UU..

Este artículo se regresa a divulgar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Puedes hallar el artículo original aquí.

Fuente: Wendy Whitman Cobb

You may also like

Leave a Comment